PiggyBankGirls ofrece plata a cambio de material erótico

PiggyBankGirls LogoLa plataforma PiggyBankGirls se define como el primer crowdfunding erótico online para chicas. En ella se permite a chicas del sector erótico cumplir un sueño o solventar sus problemas económicos. Como recompensa para los mecenas, ofrecen fotos, videos y hasta ropa interior. Un contenido abundante y de calidad y un buen número de seguidores parecen ser las claves del éxito de PiggyBankGirls.

Hace ya un tiempo que el ‘crowdfunding’ se puso de moda y no parece que vaya a marchitarse aún. Muchas ‘startups’ han visto en el micromecenazgo una alternativa viable para obtener financiación.

Sin duda, una de las más atípicas es PiggyBankGirls, una web para activar proyectos encabezados por mujeres que recompensan a los mecenas con fotos y vídeos pornográficos.

“Es como cualquier otro sitio de financiación colectiva. La diferencia es que aquí las recompensas son de contenido erótico”, explica su fundadora, Sasha Schoonen.

PiggyBankGirls nació tras estudiar el mundo de las ‘camgirls’, mujeres que cuelgan videos porno y ofrecen actuaciones en directo a través de una ‘webcam’. Tras charlar con varias actrices, descubrieron que buena parte veían su profesión como el trabajo de sus sueños y no como uno temporal que les sirviera para pagar el alquiler o sus estudios.

“Los motivos por los que una chica empieza una campaña en PiggyBankGirls pueden ser tan variados como la vida misma: desde la necesidad de un par de gafas graduadas hasta conseguir ayuda para los damnificados en las inundaciones de Bosnia y Serbia, pasando por un nuevo tatuaje o unas vacaciones”, cuenta Schoonen.

El ‘crowdfunding’ erótico sigue el mismo ritual que otro cualquiera. Las chicas lanzan su campaña, explican el proyecto en un video y ofrecen una serie de recompensas a los usuarios que decidan aportar dinero.

Según Schoonen, el 35% de las campañas de PiggyBankGirls acaban con éxito, un porcentaje que no suele superar el 20% en otras plataformas. Por contra, mientras las webs más populares se quedan con una comisión del 10% en cada campaña, este ‘crowdfunding’ erótico exige el 20%.

“Otra diferencia es que permitimos desnudos, aunque no es obligatorio. También tenemos un componente de red social”, explica. “Tanto las chicas como los miembros tienen un perfil y pueden mandar mensajes, por lo que se puede entablar contacto más allá de las campañas”.

Aunque es una de las más singulares, PiggyBankGirls no es la única plataforma de ‘crowdfunding’ erótico. En Estados Unidos, Offbeatr también ayuda a financiar proyectos relacionados con el mundo del sexo: películas, videoclips, fotos, libros, cómics, juguetes e incluso programas informáticos.